ENCUESTA – TRABAJO A DISTANCIA EN TIEMPOS DE PANDEMIA

Laboral

Cuatro meses de teletrabajo forzoso ya, cerca de 4.500 personas en Suez España en un nuevo escenario que nos ha obligado a tod@s a afrontar una nueva realidad, de las cuales solo cerca de un 18% aprox. tenía experiencia en teletrabajo un día a la semana. Para tod@s, la situación ha pasado de un escenario de excepcionalidad a prolongarse en el tiempo.

Por este motivo nos resultaba necesario conocer la experiencia y extraer información que pudiera ser de utilidad para próximos escenarios y para una reflexión sobre una futura implantación del trabajo a distancia a nivel estatal. Más allá de las cuestiones relacionadas con la productividad -¿acaso esta plantilla debe demostrarlo?- era necesario conocer aspectos relacionados con salud laboral: ergonomía, riesgos psicosociales, desconexión digital, ventajas y desventajas…

Por ello, en coordinación con l@s compañer@s de la Coordinadora UGT Suez Catalunya se lanzó una encuesta a afiliados y simpatizantes en el ámbito de la provincia de Barcelona en Aigües de Barcelona, ADN, Cassa Depuració, COCC, Logistium, SGAB, Socade, Sorea Barcelona, Suez Spain y Synectic. Agradecemos a las más de 350 personas que han participado su colaboración y sinceridad.

Es evidente que es un muestreo, pero coincide en gran medida con los estudios sindicales y europeos que analizan los riesgos del teletrabajo. Y también debe interpretarse bajo el foco de la situación de excepcionalidad que hemos vivido.

¿Qué han trasladado l@s encuestad@s?

En cuanto a carga de trabajo, se observa un aumento de carga y una prolongación de jornada en un porcentaje correlativo (27% y 29% respectivamente), así como excesos horarios (ocasionales y estructurales) en un 27%. También un aumento de presión de los responsables de un 15%.

Es necesario enlazar estas respuestas a la desconexión digital: llamadas o tareas fuera de horario laboral (40% ocasionales, 8% habituales) y el uso de dispositivos personales en un 33%. No existe una aplicación de políticas de desconexión en un 24% y un 37% desconoce la existencia de estas. Recordamos que solo Aigües de Barcelona y Emasagra disponen de políticas de desconexión, tal y como establece desde finales de 2018 la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales.

En cuanto a conciliación, cerca de un 51% de las respuestas afirman que han tenido que realizar las tareas de cuidado de menores, lo que en un 30% no les ha permitido separar la vida familiar de la laboral y han tenido que adaptar voluntariamente su jornada para dar respuesta a estas necesidades. Hay que destacar que un 30% no dispone de un espacio diferenciado (despacho, habitación habilitada…) para trabajar.

Respecto a salud laboral, la valoración de cómo se ha desarrollado durante el estado de alarma el nivel de seguridad y salud en el nuevo puesto de trabajo (ergonomía, clima, luminosidad etc.) es de un 3,7 sobre 5. Un 45% solo disponía en parte de materiales (pantalla o silla o mesa…) y un 47% declara haber realizado gasto en material.

En el ámbito de los riesgos psicosociales, un 51,8% han valorado positivamente su estado de ánimo durante la pandemia. El resto de las respuestas han oscilado entre el estrés laboral (16,5%) y familiar (5,3%), la inquietud (12,5%), la tristeza (3,6%), la necesidad de adaptación (2,6%), la sensación de extrañeza (2,3%)…

Es interesante destacar la sensación de aislamiento como una de las desventajas del teletrabajo en esta situación de pandemia: un 34,3% señalan como negativa la disminución de contacto con compañer@s, la pérdida de sentimiento de pertenencia y de cultura empresarial y falta de comunicación con el equipo.

Como desventajas se sitúa en segundo lugar la falta de medios (ergonómicos, PVD, gastos asumidos por la persona, material de oficina…) por parte del 19,6% y la falta de desconexión digital por un 15,1%.

En líneas generales hay una valoración positiva del teletrabajo (7,5 sobe 10), apostando por tres días de teletrabajo (35,8%). En este aspecto hay que incidir en que gran parte de las personas encuestadas ya disponen de un día de teletrabajo.

¿Ventajas? La reducción de desplazamientos (33,6%) y los costes asociados (transporte, alimentación, tiempo) en un 11,3%. La conciliación ocupa el segundo lugar con un 23%, ligada a la flexibilidad (10,6%). Y la eficiencia laboral destaca en tercer lugar con un 21,4%.

La reflexión final en la última cuestión, pregunta abierta, se puede condensar en una apuesta por el teletrabajo con ajustes:

  • Salud laboral: proveer de elementos para realizar el trabajo.
  • Gastos derivados.
  • Flexibilidad ligada a la conciliación.
  • Desconexión digital efectiva.